HERMANOS VENEZOLANOS

HERMANOS VENEZOLANOS:

Nosotros, los abajo firmantes, oficiales participantes de la rebelión militar del 4 de febrero de 1992 junto a otros compatriotas, en nuestra condición de ciudadanos conscientes de nuestras responsabilidades, deberes y derechos en esta hora aciaga de la democracia venezolana, manifestamos al país lo siguiente:

En el mes de febrero de este año, presentamos un documento al pueblo venezolano donde más allá de caracterizar la situación que padece Venezuela, exhortábamos a la renuncia de Nicolás Maduro a su cargo. Tres meses después, insistimos en el respeto a la Constitución y al derecho de los ciudadanos de activar el Referéndum Revocatorio este mismo año. Lejos de atender cualquier reclamo de los ciudadanos, el gobierno ha acentuado a través de medidas y omisiones, la grave crisis ética, política, económica y social que sobrellevamos todos, y especialmente, al pretender liquidar el equilibrio institucional del Estado establecido en la Carta Magna.

El carácter delincuencial del gobierno, al admitir abiertamente el saqueo del dinero público (el Ministro Jesús Farías se refirió a entre ¡300 mil y 500 mil millones de dólares en el exterior!!!.), sumado a la impunidad y la corrupción desatada, han afectado las garantías y derechos económicos y sociales de la familia venezolana en forma criminal. Adicionalmente, la aprobación del decreto 2248 que crea el proyecto “Arco Minero del Orinoco”, el cual, aparte de su inconstitucionalidad, demuestra la gran mentira de este gobierno que se autodenomina “revolucionario y socialista”, al acometer la mayor entrega en nuestra historia de riquezas naturales propiedad de la Nación venezolana a intereses transnacionales. A esto se suma la acción permanente del narcotráfico y el crimen en todos los estratos de la sociedad, sembrando de muerte, dolor y luto a la familia venezolana. Ante este espantoso cuadro, la respuesta de quienes “gobiernan” es sólo indolencia y burla, así como persecución y cárcel a quienes osen expresar su descontento.

La familia venezolana vive un momento trágico con la diáspora de cientos de miles de sus hijos, huyendo de la incertidumbre y la desesperanza que sume a nuestra sociedad, con el consiguiente sufrimiento ante la dispersión de sus seres queridos forzados por la realidad patética y grotesca que nos han impuesto.

Insistimos en que el Referéndum Revocatorio no es exclusividad ni menos aún, propiedad de la Mesa de la Unidad Democrática. Quienes nos oponemos a este desastre estamos mucho más allá de esa instancia organizativa, de sus negocios y sus intereses. Somos la mayoría de los venezolanos, de todos los sectores sociales, de todos los colores políticos, quienes queremos y exigimos cumplir lo previsto en nuestra Constitución y revocar al despotismo, al autoritarismo, la negligencia, la irresponsabilidad, el abuso, la burla y la arbitrariedad representadas grotescamente por Nicolás Maduro, su gobierno, y sus cómplices en el Poder Judicial, Poder Ciudadano, Poder Electoral y algunos integrantes de la Fuerza Armada Nacional.

En las últimas semanas, la aprobación del presupuesto fiscal 2017 violando lo establecido constitucionalmente en forma expresa; la burla y el cinismo del propio Presidente Maduro al decir públicamente que no habrán más elecciones donde no ganen ellos; y para terminar de cerrar las vías democráticas y pacíficas, después de anunciar el TSJ la obligación de recolectar el 20% de firmas en cada estado, violentando el espíritu de la norma constitucional, apelan al expediente de usar tribunales penales sin competencia en la materia, para anular la recolección del 1% de las firmas en algunos estados y con ello, cerrar la posibilidad de ejercicio del derecho que tenemos la mayoría de los venezolanos a revocar a este gobierno.

Al tomar esas decisiones, el gobierno se quitó impúdicamente los pocos ropajes democráticos que aún mantenía. Estamos en presencia de un GOLPE DE ESTADO en desarrollo, ejecutado por Nicolás Maduro y su pandilla,  instaurando de hecho una DICTADURA. Así lo denunciamos ante Venezuela y el mundo.

El artículo 7 de nuestra Carta Magna establece expresamente el carácter supremo del texto constitucional y la obligación de todas las personas y órganos del Poder Público de sujetarse a la misma; el artículo 333 obliga a todos los ciudadanos a colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución y el artículo 350 expresa que los venezolanos tenemos el deber y el derecho de desconocer “…cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.  Como tal, lo asumimos y lo manifestamos.

El día 23 de octubre del presente año, la Asamblea Nacional en sesión especial aprobó un Acuerdo para la restitución del orden constitucional, y desde el gobierno en forma burda y grotesca, se promovió la violencia al intentar impedir la sesión con la acción de colectivos que irrumpieron al Palacio Federal Legislativo, dando nuevamente un espectáculo vergonzoso ante el resto del mundo, demostrando el carácter antidemocrático de quienes detentan el poder.

¡Ya basta, los venezolanos estamos indignados y merecemos respeto!!!. Nuestros valores y principios inalienables están siendo pisoteados por esta tiranía delincuencial. Estamos obligados a salir en defensa de nuestra Constitución, a exigir y garantizar la restitución de su vigencia, para garantizar la paz, la libertad, la justicia y la reconciliación que tanta falta hace en nuestro país. Cada quien debe asumir el papel que le corresponde en esta hora menguada. El miedo al tirano y sus titiriteros, no puede ser mayor que el amor por Venezuela, por nuestros hijos, nuestra cultura, nuestros valores, nuestra historia. No podemos esperar que alguien providencial de aquí o de afuera, resuelva esta situación, es obligación de nosotros los venezolanos, de todos, con o sin uniforme, cargo, autoridad, de cualquier tendencia política o ideología, porque se trata de nuestra vida y la vida de nuestras familias.

Exhortamos a los integrantes de la Fuerza Armada Nacional al apego y cumplimiento estricto de lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, advirtiendo que la obediencia, apoyo o ejecución de órdenes, actos o decisiones contrarias a los principios constitucionales o que menoscaben derechos fundamentales de los ciudadanos, acarrea responsabilidad penal personal para quien las obedezca, apoye o ejecute.

Exhortamos al pueblo venezolano a organizarse en cada rincón del país, para exigir de manera firme e inequívoca, la restitución de la vigencia de la Carta Magna, como lo establece su artículo 333. Esa demostración de fuerza cívica, no violenta y democrática expresará nuevamente la fidelidad del pueblo a su tradición republicana, a la paz y la libertad, tal como está consagrado en el artículo 350 del texto constitucional.

 

DIOS BENDIGA A VENEZUELA

“El ser más despreciable del mundo es aquel que traiciona su patria, pero si es un militar que ha jurado defenderla hasta con la vida es doblemente despreciable”. Charles De Gaulle

 

Cap.(R) 4F Florencio Antonio Porras Echezuría Ex Constituyente, Ex Gobernador de Mérida, MSc en Ciencias Políticas, Doctorando en Estudios Políticos
May.(R) 4F Carlos Luciano Guyón Celis  
Cap.(R) 4F Ismael Pérez Sira Ingeniero
Cap.(R) 4F Luis Eduardo Chacón Roa  
Gral.Brgda.(R) 4F Rafael Virgilio Delgado  
Cap.(R) 4F Jesús Alberto García Rojas Ingeniero
Cnel.(R) Miguel Enrique Schmilinsky París MSc en Gerencia
TCnel.(R) Emiro Brito Valerio  
Ing. José Oscar Ramírez Rosales Ex Diputado AN
Abog. Dolis Marina Sánchez Ramírez  
Dra. Yajaira Romero Profesora universitaria
Dr. Wladimir Pérez Parra Profesor universitario
Lic. Yrak Nadechka Apolinar Zambrano  
Lic. Jairo Javier Debia Vivas  
Lic. Flor Coromoto Porras Echezuría  
Ing. Miguel Ángel Blanco Barillas  
Prof. Pablo Hernández Parra Profesor universitario, Ex guerrillero
Med. Vet. Obdulio Camacho Ex Diputado AN
Productor Jorge Antonio Ramírez  
Topógrafo Jesús Manuel Ramírez  
TSU Fátima Devia  
Ing. José Ramírez Romero  
Med. Emy Andreína Ramírez Rosales  
Med. Vet. Francisco Hernández Parra  
Tec. Régulo A. Ramírez  
Ing. Germán Sánchez Ramírez  
SM3 GN (R) Renny Ramiro Pedreáñez Rincón Ex Legislador Mérida
Productor Manuel Moreno  
TSU Jean Josué Parra  
Empresario Lenín Cardozo  
Abog. Marleny Debia  
Sra. Rita Devia  
Sra. Dianora Devia  
Sr. Miguel Devia  
Abog. Susana Kasrine Chidiak  
Abog. Javier Trejo  
     
     
   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *